Nota de Prensa. Las Bibliotecas andaluzas entran en la UVI.

23 - abril - 2018 Actualidad y Novedades. | Prensa

NOTA DE PRENSA

 

23 de abril, Día Internacional del Libro

Las Bibliotecas Andaluzas entran en la UVI

 

En el Día Internacional del Libro, instaurado para fomentar la lectura, es bueno que echemos un vistazo a la situación real de los principales centros de lectura que tenemos en Andalucía.

Según las últimas estadísticas oficiales, las bibliotecas públicas provinciales cuentan con más de millón y medios de visitantes anuales (en concreto, 1.567.318 personas) y más de medio millón de préstamos a particulares el último año (503.433 usuarios del servicio). Las más visitadas son las de Granada (la provincial y la de Andalucía, acogidas en el mismo edificio), Sevilla y Almería.

A pesar de ser importantes activos culturales y patrimoniales, por desgracia las bibliotecas provinciales andaluzas atraviesan un creciente deterioro, situación precaria que debe ser conocida por la opinión pública.

En primer lugar, la Junta ha ido debilitando su compromiso con las Bibliotecas, lo que no solo se ha materializa en la reducción presupuestaria. Actualmente, por ejemplo, se carece de una política (y de incentivos) de captación de fondos bibliográficos históricos y de un programa para mejorar la difusión del patrimonio bibliográfico histórico propio. También se echa en falta unificar los servicios (con muy distintos porcentajes de préstamos en publicaciones periódicas, documentos audiovisuales, sonoros o electrónicos, por ejemplo según el centro).

Estas diferencias de gestión también son perceptibles en el número y nivel de las actividades culturales organizadas que oscilan entre las 200 y las 500 (en concreto, 196 y las 493, depende de cada biblioteca). Curiosamente, las bibliotecas públicas andaluzas (incluidas las municipales) han ido disminuyendo sus visitantes durante la Crisis, en concreto desde 2011 (casi 600.000 personas), datos preocupantes que han pasado desapercibidos.

USTEA ha pedido en numerosas ocasiones a la Consejería de Cultura un plan para reactivar las bibliotecas (21 de diciembre de 2016, 10 de mayo de 2017 y 23 de marzo de 2018), pero ninguno será posible ante constantes carencias de personal.

Así, las bibliotecas provinciales andaluzas que gestiona la Junta han ido perdiendo personal en los últimos años: hasta casi un 20% menos por término medio en los últimos diez años entre plazas desdotadas y vacantes.

Encabeza esta triste estadística Jaén, con 23 plazas de 37 (un 62% menos), le siguen Huelva con 11 de 37 (un 30% menos) y Almería con 7 de 36 (un 20%) respectivamente. A ello hay que sumar el retraso en las bajas por enfermedad.

Desde hace años los técnicos bibliotecarios (ayudantes de bibliotecas del cuerpo de Técnicos de Grado Medio de la Junta de Andalucía) dejan su área funcional para no trabajar en jornada especial y a turnos. En concreto se vienen produciendo traslados hacia puestos técnicos-facultativos adscritos al área funcional de Museos, con el consiguiente vaciado de puestos de personal funcionario adscritos a Bibliotecas.

Actualmente es necesario contratar, en total, unas 60 plazas para cubrir la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), en especial de las categorías de ayudantes bibliotecas (que prácticamente está extinguida en algunos centros: caso de la Biblioteca provincial de Huelva) y auxiliares de instituciones culturales. Además harían falta unos 80 en total para homogenizar el servicio entre todas las bibliotecas provinciales. También se demandan de ordenanzas a asesores técnicos, pasando por jefes de sala y administrativos.

Como pilar cultural, las bibliotecas andaluzas necesitan atención y esmero porque nadie puede permanecer impasible ante su constante deterioro.