Consideraciones al inicio de curso 2018/19 en la Educación Infantil 0-3 años.

10 - septiembre - 2018 Actualidad y Novedades. | Comunicación

Nos digan lo que nos digan, la Educación Infantil 0-3 sigue siendo la gran olvidada del Sistema Educativo. El curso escolar 2018/19 se inicia bajo el paraguas de una modificación del Decreto 149/09 insuficiente. Un Decreto y una financiación que no ha sabido contemplar la gratuidad y universalización del ciclo, han quedado cientos de plazas vacantes.

Desde USTEA consideramos que no es sólo la baja tasa de natalidad –como refiere la Consejería- lo que provoca la no ocupación de vacantes, sino que la alta tasa de desempleo y bajos salarios en nuestra Comunidad son factores determinantes.

DENUNCIAMOS el negocio que se está haciendo de la Educación Infantil ante la necesidad que tienen las familias, y el apoyo a este “negocio” desde la Junta de Andalucía. No sólo no se están garantizando unos servicios de calidad a la Comunidad, sino que las propias familias tienen que hacer frente a precios que muchas veces no pueden pagar.

Entendemos que el sentido de los convenios con Centros Privados se ha pervertido, haciendo que aquello que siempre debe ser subsidiario y provisional en una oferta pública suficiente y de calidad, se convierta en objetivo principal de una Administración Educativa que contempla LA EDUCACIÓN (Derecho Fundamental) como “actividad complementaria” al servicio de la conciliación de la vida laboral y familiar. La inversión en centros públicos en los últimos años, en 0-3, es 0, mientras que conveniados y privados (ahora, adheridos) se han encontrado un extenso valle donde multiplicarse como setas. Condena a la marginación y a la extinción a los centros públicos, se eliminan categorías profesionales y servicios propios, destrozan la ratio educativa y entiende la Educación como un negocio. La ÚNICA FINALIDAD de una Escuela Infantil es la Educativa, y la respuesta a la sociedad en orden a la conciliación debe ser dada desde el ámbito de las Administraciones Públicas y no sólo desde la Administración Educativa. 

Desde Ustea abogamos por dotar a esta etapa de un auténtico carácter educativo y  entidad propia, abandonando el sentido propedéutico y asistencial que la viene caracterizando, así como  convertirla en un auténtico elemento de compensación social que trabaje por la igualdad y la justicia social, alejado del concepto neoliberal que la concibe en términos de mercado y generación de riqueza u otras plusvalías.